Salud bucal en nuestras mascotas

Una de las enfermedades más comunes y que más subestimamos los propietarios de mascotas, son las enfermedades peridontales.
Actualmente el ritmo de vida que llevamos no nos permite, como quisiéramos, dedicarle el tiempo necesario a nuestra mascota. Además de establecer un vínculo más estrecho, es importante en términos clínicos, realizar exploraciones rutinarias a nuestras mascotas. Explorarles el pelaje, la calidad de pelo, brillo y densidad. Revisarles los ojos, orejas y en este caso, la boca.
Una boca con alitosis no sólo es una boca que huele mal, puede que nos estemos enfrentando a un caso de sarro, gingivitis, piorrea, peridontitis, osteomelitis…
Lo que al principio puede cursar como un olor, a veces desagradable, proveniente de la boca de nuestro amigo puede acabar en el mejor de los casos, con varias piezas dentales extraídas… por no hablar de los daños orgánicos que puede desencadenar.

Se estima que 1-3 perros padece una de estas enfermedades y todas ellas pueden ser prevenidas, principalmente con las revisiones anteriormente citadas, así como visitas al veterinario, pero sobre todo con el cepillado. Si el cepillado no es una opción, hay numerosos fármacos, snacks y complementos dietéticos que pueden ayudar a complementar o suplementarlo.

No debemos olvidar que se trata de prevenir la salud de nuestra mascota, evitándole dolor, molestias y mala calidad de vida.

¿Cómo te sentirías  si llevases días, semanas o años sin lavarte los dientes? ¿Cuál crees que sería tu calidad de vida si a penas pudieses comer por el dolor que te causa? ¿O si estuvieses tu vida peligrase por una infección  como ésta?
(la siguiente imagen puede herir su sensibilidad)












Otro aspecto que nos impacta es que razas de perros tan populares como yorkshire y caniche que están predispuestos genéticamente a mayor acumulación de sarro en la boca, sean el 80%  de ellos, destinados a padecer alguna de estas enfermedades que podrían haber sido prevenidas.

No debemos olvidar tampoco a los gatos, sobre todo a los caseros y a la tendencia de ofrecerles alimento blando con el que no desgastan por fricción estas formaciones de placa, como lo harían con el pienso. Para ellos, también hay alternativas del cepillado ( puesto que comprendemos la dificultad para cepillar los dientes de un gato…) como pueden ser pastas, geles, fluor, complementos alimenticios y snacks.

Para más información no dude en ponerse en contacto con nosotros acercándose a nuestra clínica o en nuestro número de teléfono 925 54 34 56.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dirofilaria o Gusano del Corazón

El Frío en Perros.

GOLPE DE CALOR EN MASCOTAS