Dirofilaria o Gusano del Corazón


¿Qué es la Dirofilaria o "Gusano del Corazón?

La enfermedad causada por los gusanos del corazón o dirofilariosis es una infestación parasitaria causada por el gusano Dirofilaria immitis. El parásito se transmite por la picadura de mosquitos, y dado que las larvas de los gusanos necesitan temperaturas relativamente elevadas para desarrollarse en el interior del mosquito, la infección suele estar limitada a una amplia franja alrededor de la zona mediterránea.


Los perros son los principales hospedadores de las dirofilarias, pero también los gatos pueden verse afectados.
En consecuencia, los perros y gatos que viven o pasan sus vacaciones en estas zonas corren el riesgo de resultar infestados.


¿Qué puede provocar?

Los gusanos adultos viven en el corazón del animal infestado de ahí que reciban el nombre de gusanos del corazón y/o en los pulmones, donde provocan una enfermedad de evolución lenta con graves síntomas cardíacos y respiratorios que, en ocasiones, pueden resultar mortales.


PERROS
Durante varios meses (6-7 meses), las larvas que han infestado al animal se desarrollan hasta alcanzar el estado de gusanos adultos, que son de gran tamaño y pueden llegar a alcanzar los 30 cm de longitud en el caso de las hembras. Estos gusanos se alojan en la pared de los grandes vasos que se dirigen a los pulmones (arteria pulmonar) y en las cámaras derechas del corazón, y al hacerlo provocan lesiones en todas estas estructuras anatómicas; cuanto mayor es el número de gusanos (en ocasiones puede ser de hasta 250), más importantes son las lesiones que causan.

En los perros, la Dirofilariosis es una enfermedad que afecta principalmente al corazón.
Las dirofilarias adultas pueden vivir de 6 a 7 años en el animal parasitado.
GATOS
Los gatos son más resistentes que los perros a la infestación por dirofilarias ya que la mayor parte de las larvas que infestan a los gatos y los estados posteriores del parásito no sobreviven hasta alcanzar sus formas adultas en estos animales. No obstante, y a diferencia de lo que ocurre en los perros, las dirofilarias no necesitan alcanzar su estadio adulto para causar lesiones en el animal. Las larvas alojadas en el aparato respiratorio pueden causar síntomas y procesos respiratorios. Esta forma de la enfermedad se denomina en inglés HARD (heartworm-associated respiratory disease; enfermedad respiratoria asociada a dirofilariosis). Si las larvas maduran y se convierte en gusanos adultos (normalmente pocos y más pequeños que en el perro), estos gusanos se alojan en la pared de los grandes vasos que se dirigen a los pulmones (arteria pulmonar) y en las cámaras derechas del corazón. Las dirofilarias adultas tienen un tiempo de vida más corto en los gatos que en los perros (2-3 años).

¿Cómo prevenirla?

La gravedad de los síntomas de la dirofilariosis y la dificultad de su tratamiento hacen especialmente recomendable la prevención de la infestación por D. immitis.
Los fármacos para su prevención están ámpliamente comercializados y son de fácil aplicación. En general se utilizan las preparaciones spot-on (o de aplicación mediante una unción dorsal puntual), que suelen tener una acción combinada contra distintos parásitos internos y externos, garantizando así el tratamiento contra otros parásitos intestinales. También se dispone de fármacos por vía oral o inyectable. Resulta de vital importancia seguir los consejos del veterinario a la hora de instaurar un plan preventivo contra la dirofilariosis (pruebas sanguíneas de detección y la elección del fármaco más adecuado, así como su frecuencia de administración).
Cuando un perro o un gato van a viajar a una región endémica (por ejemplo, las regiones mediterráneas), resulta aconsejable aplicar un tratamiento preventivo. Lo ideal sería que los animales de compañía que viven en estas zonas recibiesen, de forma periódica y durante todo el año, un tratamiento preventivo contra la dirofilasiosis.

El tratamiento preventivo debe empezarse un mes antes que empiece el período de riesgo, es decir un mes antes de la estación de proliferación de mosquitos o de realizar un viaje a una región cálida, y debe continuarse hasta administrar la última dosis un mes después de que haya terminado el período de riesgo. En las zonas de mayor riesgo es recomendable que los animales reciban el tratamiento preventivo (normalmente una vez al mes) durante todo el año.

Comentarios

  1. Existen pipetas para prevenir la infestacion?? Y cuales serian? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien comentamos en el blog, su prevención consta de un tratamiento que se realiza un tiempo antes de que empiece el riesgo de infección (Si vivimos en esta zona donde hay más probabilidad).

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El Frío en Perros.

GOLPE DE CALOR EN MASCOTAS